La diabetes mellitus constituye el paradigma de la enfermedad crónica, afecta a varios órganos y sistemas, se acompaña de otras enfermedades y disminuye la calidad de vida de los pacientes. El estudio epidemiológico nacional (Di@bet.es) ha mostrado que la prevalencia total de la diabetes mellitus fue del 13,8% (12,8-14,7). De estos, aproximadamente la mitad no sabía que tenía la enfermedad: 6% (5,4-6,7).

Las complicaciones de la diabetes están relacionadas con la edad, los años de evolución de la enfermedad, el grado de control metabólico y la calidad asistencial que se presta a estos pacientes. Según las actuales guías clínicas, el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 debe comenzar con la instauración de una dieta, ejercicio y metformina; seguirá la terapia oral combinada y, por último, se añadirá insulina en una o múltiples dosis para conseguir un buen control metabólico (HbA1c < 7%). Sin embargo, es frecuente el retraso en el inicio de la insulinización, así como en la intensificación terapéutica.

El buen control de las personas con diabetes o con otras enfermedades crónicas por parte de los profesionales sanitarios comprende dos pasos: reconocer la anormalidad e iniciar o intensificar el tratamiento hasta el logro de las metas terapéuticas.

La inercia clínica, definida como "un reconocimiento del problema pero un fallo en la acción por parte de los profesionales sanitarios" o bien "como el hecho de no iniciar o intensificar el tratamiento ante una necesidad evidente de hacerlo", es un problema común en el manejo de pacientes con patologías crónicas asintomáticas como la hipertensión arterial, dislipemia y diabetes. Aunque las causas de la inercia clínica pueden ser variadas, podríamos concluir que esta tiene relación con la sobrestimación de la atención prestada, el uso de razones poco convincentes para evitar la intensificación del tratamiento y se debe, especialmente, a la falta de educación, entrenamiento y organización de la consulta para centrarse en el logro de los objetivos terapéuticos.

Ponemos en marcha el proyecto e-clinic IDI, una iniciativa cuyo objetivo principal es ofrecer al médico de Atención Primaria una útil herramienta de actualización basada en los elementos docentes que pueden extraerse de la práctica clínica diaria, mediante la aportación de experiencias clínicas que evidencien la inercia terapéutica en el tratamiento de la diabetes con insulina basal.

El propósito es que sean los propios médicos de familia los que participen activamente remitiendo los casos clínicos que consideren de mayor interés para el colectivo. Para ello se pone a disposición de los participantes una plataforma digital a través de la que pueden enviar sus trabajos.

Este proyecto será patrocinado por Novo Nordisk®, a los que expresamos nuestro agradecimiento por haber prestado su colaboración, respetando la total independencia hacia los autores.

Animamos a los protagonistas de esta iniciativa, los médicos de familia, a aportar su experiencia en la práctica clínica habitual.

Gracias por su colaboración.

                                                                                El comité científico

  • Dra. Ana de Santiago Nocito
  • Dra. Flora López Simarro
  • Dr. Fernando Malo García
  • Dr. José Javier Mediavilla Bravo

El plazo de participación ha concluido
Gracias a todos por participar